<<<<<<>>>>>>>




domingo, 22 de mayo de 2011

De Muriciélagos y Aves Negras



No es tan fácil, no creas.   

Se requieren horas, días de análisis.  
Se necesita zurcirte a mi cerebro 
y hacer un buen remate.  
No dejarte ir, aunque quiera.  

No deshacerme de ti
aunque ya me haya asqueado verte detrás de los ojos, 
repasar mentalmente todos tus movimientos… 
la partida de ajedrez más larga de mi vida.

Deducir qué movidas hiciste 
y por qué tomaste la decisión de hacerlas. 

Ver tus manos irreverentes, 
tus ojos displicentes, 
esa astuta sonrisa
que saca conclusiones sobre todo.

No te conozco, juro que no.   
Conozco lo que haces.
Preveo  cuándo actuarás, cómo y por qué… 
y aún así no descifro lo que piensas.   

No eres del todo legible.   

Con los demás no es lo mismo…
no se da de una forma tan fluida. 
 Porque el resto de las personas no son tan fascinantes…
no tienen tantos colores, tantas aristas, tantas líneas. 

 Como sea, ya está, ya lo sabes. 
¿Qué quieres que diga? 
 Te veo.



4 comentarios:

  1. Me gusto mucho este escrito...muy pero muy bueno...

    ResponderEliminar
  2. @Zopilote. Gracias, you're too kind ^_^

    @Draghna. O_o?? Qué onda? No te gusta?

    @Pablo Hernández. Gracias :) saludos.

    ResponderEliminar